<< volver a página principal  
 

En esta sección aparecerán pequeños informes acerca de cosas relacionadas con el Viejo Bob, pueden ser visitas a diferentes puntos del planeta, episodios archiconocidos, episodios muy poco conocidos, o simplemente cosas en que el nombre Bob Dylan esté involucrado. Estos especiales se hacen con tu colaboración, asi que si tenés alguna historia que querés compartir con otros dylanitas solo mándala a: viejo@bob.net.ar

fob

Cantidad de especiales: 3  [n°3] Informe sobre el historico MTV Unplugged (extraido de mtvla.com )
 [n°2] La historia de "Like a Rolling Stone" (sacada de la revista Rolling Stone (Argentina) n°34, enero 2001)
 [n°1] Sus días en Bs. As
fob
Informe sobre el historico MTV Unplugged (extraido de mtvla.com )

especial n°3

17 y 18 de noviembre de 1994 
¡Que honor! Bob Dylan venía calientito de su presentación de Woodstock 94, en donde le fue muy bien. El show se grabó en dos noches, y él estuvo con los mejores ánimos en todo momento, interpretó temas que no había tocado en años. La primera noche escogió una lista de canciones de su repertorio más oscuro y la segunda se dedicó a complacer a sus fanáticos tocando éxitos. Parecía que reinventaba cada tema mientras los iba interpretando, sólo hubieron dos temas que los tocó sin cambios, "John Brown" y "With God On Our Side". El momento culminante de la nocher fue cuando tocó su más conocida canción "Like a Rolling Stone". Tomó mucha persuasión de parte de MTV para convencerlo de que no cambiara la parte fuera de nota de la versión original. A la gente le gusta saber que hasta las leyendas vivientes de la música son solamente humanos. 

fob

La historia de "Like a Roling Stone" (sacada de la revista Rolling Stone (Argentina) n°34, enero 2001)

especial n°2

A Bob Dylan se lo seguía viendo como un cantante folk cuando entró a un estudio de New York para grabar Highway 61 reviseted, en junio de 1965. Ese disco marcaría su transición hacia el rock propiamente dicho, y para la ocación contrató a un joven guitarrista de blues de Chicago, llamado Mike Bloomfield, quien nunca había tocado en una seción profecional. Luego, cuando Dylan estaba a punto de grabar Like a rolling stone, Al Kooper -un habitué del estudio- se sentó en el órgano, instrumento que apenas sabía tocar. "De principio a fin estaba en estado de shock", confiesa Kopper, que tocó todo el tiempo un octavo más abajo de nota atrasado respecto a los demás músicos porque quería estar seguro de cada cambio de acorde antes de pulsar las teclas. Pero a Dylan le encantó cómo el órgano transformaba la canción con sus rugidos de fondo mientras él vocalizaba la  mordaz imaginería verbal de la letra. Por eso, indicó al productor Tom Wilson que en la mezcla final subiera le volumen del instrumento de Kooper. En agosto, Like a rolling stone ya era el tema Número Dos de los Estados Unidos, sentando un precedente en la transmición radial de la música pop con sus hasta entonces impensables seis minutos de duración. "Mi incompetente ejecución del órgano, de repente se había convertido en una estampa del nuevo sonido Dylan", se sorprende Kooper. Con la épica Like a rolling stone, Dylan derribó los conceptos que determinaban cuánto debía durar un simple de música pop y qué cosas podía decir. El tema incluía preguntas ("¿Qué sentís/ al estar solo/ sin rumbo que te lleve a tu casa?") que reflejaban la furia y la confución reinantes en los tumoltosos 60. Bruce Springsteen resumió así su importancia: "Dylan fue un revolucionario. Así como Elvis nos liberó el cuerpo, Bob nos liberó la mente".

fob

Sus días en Buenos Aires

especial n° 1

Bob Dylan estuvo dos veces en Buenos Aires. En la primera oportunidad, se presentó durante tres noches consecutivas en Obras (del 8 al 10 de agosto de 1991). Fiel a su leyenda, no mantuvo contacto social alguno desde su llegada a Ezeiza. Y antes de cumplir su primer show, descendió del remís que lo transportaba a la altura de los bosques de Palermo y se dirigió por sus propios medios hasta la puerta del estadio, sorprendiendo al público que hacía cola para entrar a verlo... a él. En abril de 1998 (4 y 5) ofició de acto de apertura para los últimos dos shows de los Rolling Stones en el estadio de River (foto). Y desde que bajó del avión, volvió a desconcertar a la producción de sus recitales: una vez concluidos los trámites de ingreso al país, cruzó el hall del aeropuerto con una botella de vino en la mano y sólo acompañado por un guardaespaldas, esperó un taxi como cualquier recién llegado y se dirigió a su hotel. En aquellos shows, además, protagonizó históricos duetos con los mismísimos Stones interpretando su canción “Like a rolling stone”. Fue inolvidable.