<< volver a página principal  
 

Si uno revisa la historia del rock and roll, es imposible pensarla sin tener en cuenta a Bob Dylan. Bruce Springsteen dijo, cuando anunció la introducción de Dylan en el Rock & Roll Hall of Fame lo siguiente:
Bob usó el camino de la liberación de la mente como Elvis el del cuerpo, nos demostró y mostró que la música puede tener mucho de físico, pero no quiere decir que no sea anti-intelectual. Él tuvo la visión y el talento para componer canciones pop que contengan la esperanza y el deseo del mundo. Él inventó un nuevo camino del pop para los cantantes y rompió con las limitaciones con las que grababan los artistas, cambiando así la cara del rock and roll para siempre.

Bob Dylan, nieto de inmigrantes rusos y judíos nació como Robert Allen Zimmerman el 24 de mayo de 1941 en Duluth, Minnesota, donde su padre Abe trabajaba en la compañía Standard Oil Company.

En 1947 los Zimmerman se mudaron a un pequeño pueblo de Hibbing donde la niñez del pequeño Robert sería marcada para siempre. Alrededor de los 10 años comenzó a leer poemas y por sus propios medios comenzó a tocar el piano y la guitarra cuando apenas comenzaba su adolescencia.

   

Siguiendo el camino de Elvis, Jerry Lee Lewis y otros músicos que luego serían estrellas de rock, formó su propia banda en los años de escuela.

En 1959, finalizó sus estudios secundarios y Bob deja Hibbing rumbo a Minneapolis para ingresar a la Universidad de Minnesota, durante la primavera.

Las luces y los sonidos de la gran ciudad abrieron nuevas posibilidades para Bob y así comenzó a escuchar las palabras del country, del rock y a pioneros como Hank Williams, Robert Johnson y Woody Guthrie. Esto le significó que la música fuese cada vez más importante y que encontrara cada vez menos tiempo para asistir a clases.

Así comenzó su carrera solista tocando en locales nocturnos como Ten O'clock Scholar Café y el St. Paul's Purple Onion Pizza Parlos. Su único acompañamiento era su guitarra y su armónica, así como su inconfundible y expresiva voz la cual se comenzó a transformar en una "marca registrada" por su sonido.

Casi al mismo tiempo adoptó su nombre definitivo Bob Dylan, presumiblemente en honor al poeta Dylan Thomas, y de allí en más no lo cambiaría.

Los años siguientes abandona la Universidad y viaja a Nueva York con dos cosas en su mente: la primera tocar en algún lugar dedicado al folk en el Greenwich Village y conocer a Woody Guthrie, quien estaba hospitalizado en New Jersey con una extraña enfermedad hereditaria que afectaba su sistema nervioso. Las dos cosas las logró y Dylan conoció también en la "gran manzana" a otras leyendas del folk, lo cual le permitió aprender a gran velocidad las tradicionales canciones con sólo oírlas.

También comenzó allí a escribir sus propias canciones incluyendo un tributo a su héroe titulada "Song to Woody".
En el otoño de 1961, Dylan empieza a transformarse en una leyenda, cuando un crítico del New York Times publicó una nota sobre uno de sus shows en el Gerde's Folk City.

Un mes después John Hammond, ejecutivo de la Columbia Records, firma contrato con Dylan para la grabación de los temas que conformarían su disco debut, el cual llevó por título su mismo nombre. Este incluyó sólo dos temas originales y el resto fueron versiones de temas tradicionales de folk y blues escritos por Blind Lemon Jefferson y Bukka White.

Finalmente la placa, editada a comienzos de 1962, sirvió para descubrir a un nuevo cantante y compositor de apenas 21 años, de familia judía, oriundo de Minnesota que tenía la voz de similares características a la de los cantantes de blues de raza negra.

El promisorio primer disco de Dylan no sería ni siquiera la sombra de una de sus grandes obras como lo fue su segunda placa. Titulada "The free Wheelin' Bob Dylan" y editada en 1963 contiene dos de los temas que se transformaron luego en el símbolo de los años '60 como "Blowin' in the wind" y "A hard rain's a-gonna fall" y baladas como "Girls from de North Country" y "Don't think twice, it's all right", además de incluir otras nueve piezas originales donde se puede apreciar al emergente poeta que había en Bob, que luego sería la voz de la historia de la música popular estadounidense.

Su tema "Blowin' in the wind" en boca de otros artistas folk contribuyó al su éxito y trepó al puesto número dos del chart de singles.

La placa siguiente "The times they are a-changin'", provocó una situación similar. El tema corte de la misma "The lomesome death of Hattie Carroll" fue su único tema de protesta, de igual forma que "Boots of spanish leather" fue la tristeza y una de las canciones que mejor relata los amores lejanos.

Fue en esta misma época en la que Dylan encabeza los movimientos de protesta y como muestra de este impulso compuso "Restless Farewell". El próximo álbum del músico, sugerentemente titulado "Another side of Bob Dylan" (El otro lado de Bob Dylan), es de características introspectivas y marca el punto final de la carrera exclusivamente folk del músico a través del tema "It Ain't me Babe" y el inicio de una nueva etapa. Otro de los temas reveladores de ese disco fue "Ballad in Plain D" donde muestra como en una fotografía la ruptura con su pareja Suze Rotolo, a quien se la puede ver entre sus brazos en la tapa de la segunda placa. Lo anecdótico del caso es que Dylan dijo de este tema que es el único de todo su catálogo que nunca debió ser grabado.

Poco tiempo después Dylan se vió envuelto en el mundo de la mega diva del folk estadounidense. Joan Baez. Esta relación fue benéfica para los dos. Para ella porque Dylan le dio material suyo no grabado ni editado para ser incluido en sus discos. Para él fue el ingreso al mundo de los grandes shows y los fans.

Al mismo tiempo Dylan inició su búsqueda musical por la vereda de lo acústico diferente a la impuesta por el ambiente folk. A comienzos de 1965, ingresó a estudios a grabar nueve temas para su disco "Bringing it all back home". Esta placa mitad eléctrica y mitad acústica, muestra una imagen más compleja de Dylan desde la composición musical, más incisiva que queda de manifiesto en canciones como "Subterranean home sick blues", "Tambourine man" y "It's all overnow, baby blue". Una semana después de la edición de esta placa el grupo Byrds editó una versión eléctrica del tema "Tambourine man", originalmente acústico, la cual hizo que el término folk-rock ingresara al léxico de la música por primera vez. La versión de Byrds de "Tambourine man" llegó a los primeros puestos de los charts en corto tiempo.

La propia transición del folk al rock de Dylan no fue silenciosa, pero sí suave.

Debutó con su nuevo material en 1965 en el Newport Folk Festival con la Paul Butterfield Blues Band. De esta forma la fama de Dylan creció eclipsando a Joan Baez, lo que provocó él inició del final de su relación. Durante este período D.A.Pennebaker filmó el documental "Don't look back" donde puede observarse claramente la tensión entre ambos músicos.

Dylan comenzó a frecuentar a Sara Lowndes, quien era amiga de la esposa de Albert Grossman (por aquel entonces manager de Bob), con quien contrajo matrimonio a fines de ese mismo año. Mientras tanto grabó y editó el álbum "Highway 61 revisited", el cual contiene su monumental single "Like a rolling stone". A este disco le siguió "Blonde on blonde" el cual fue grabado en Nashville a comienzos de 1966. En esta producción el músico explota al máximo sus propios límites aún ahondando más en el trabajo hecho en su placa anterior.

Posteriormente a su edición emprendió una gira por Inglaterra junto al grupo Hawks (quienes luego cambiaron su nombre por Band), que produjo en Dylan un cambio en su sonido el cual se tornó un poco más salvaje, pero así y todo sus fans continuaron alentando su carrera.

Durante esta gira tocaron en el Manchester Free Trade Hall (17 de mayo de 1966) y en el Royal Albert Hall en Londres. En ambas oportunidades los shows fueron grabados en vivo y se transformaron en una rareza musical. El disco doble se titula "Guitar kissing & the contemporary fix", el cual no pertenece a la discografía oficial de Dylan.

En breve tiempo Dylan sé trasnformó en la voz más importante de su generación con apenas 25 años. Las presiones eran enormes y el trabajo muy duro. Fue en este momento donde la vida del músico tomó un giro inesperado.

Un accidente con su motocicleta de características casi fatales, ocurrido el 29 de julio de 1966, obligó al músico a permanecer una larga temporada en su casa junto a Sara y sus hijos, oportunidad que aprovechó para revaluar su carrera y sus prioridades.

Meses después los Hawks fueron a verlo a Woodstock, donde vivía, y juntos comenzaron a grabar temas que serían editados ocho años más tarde bajo el título de "The Basement tapes". Estos temas tenían el sabor musical del folk original.

La siguiente producción oficial de Dylan se tituló "John Wesley Harding". Esta placa fue considerada como un punto de reacción a la música beatle y a su técnica cuando por aquel entonces se editaba en el mundo "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Bland". Sorprendentemente el disco alcanzó los primeros puestos del chart estadounidense, obteniendo uno de los mayores éxitos comerciales hasta la fecha, pero también lo sitúo en uno de los lugares más creativos debido a su simpleza, al tratamiento de la voz, a los sonidos salvajes, su elegancia en la composición musical y en las letras, alcanzando Dylan gracias a este material la posición y el reconocimiento como de uno de los grandes poetas de la música del Siglo XX.

Su siguiente álbum "Nashville skyline" superó las expectativas de sus seguidores, siendo un material básicamente country, contiene canciones "amorosas" como "I threw it all away" y el hit "Lay lady lay". En el momento que esta placa fue editada Dylan era objeto de las mayores críticas del establishment.

A este éxito le siguió un rotundo fracaso. "Self portrait", el álbum doble editado en 1970, fue un auténtico desastre. De hecho Greil Marcus, crítico de la edición estadounidense de la revista Rolling Stone, se preguntó en su crítica "¿Qué es esta mierda?". Para subsanar el "horror" Dylan editó con apenas cuatro meses de diferencia la placa "New Morning", pero al igual que su realización anterior no obtuvo buena repercusión entre sus fans, aunque no fue el desastre de "Self portrait".

 

La tan esperada edición de su libro de poemas "Tarántula" en 1971, tampoco sirvió para rehabilitar su reputación dentro de los círculos hippies, sin embargo su inspirado set en el Concert for Bangladesh, organizado por George Harrison, se transformó en su primera aparición en vivo en un escenario estadounidense desde el accidente, luego de cinco años, y fue también su primera actuación solista desde 1966.

En este tiempo Dylan aceptó la invitación del director cinematográfico Sam Peckinpah para integrar el elenco de una de sus nuevas realizaciones. La película "Pat Garret and Billy the Kid" estuvo protagonizada por uno de los grandes amigos de Dylan, el actor y cantante Kris Kristofferson y fue filmada en México. El rodaje estuvo minado por diversos problemas y la película cuando fue estrenada no tuvo gran éxito, sin embargo la banda de sonido compuesta para la ocasión por el propio Dylan fue un suceso y el single "Knockin' on Heaven's Door" rompió el Top 20 y se convirtió en el tema de la historia del rock and roll que fue versionado más veces por distintos grupos a través de los últimos 30 años.

Habían pasado siete años desde el accidente y muchos años también en los que Dylan no realizó ninguna gira. Es así que decide que durante el verano y otoño de 1973 emprendería una gira junto a Band con las viejas canciones de Dylan. Esta gira fue realmente un éxito.

A comienzos del mes de noviembre abandona por unos días la ruta para grabar los temas de su nuevo disco, "Planet Waves". Escribir los temas para esta producción fue un gran esfuerzo para el compositor, pero llegó a ser el primer número uno de los discos de Dylan. Retomó la gira en enero de 1974 y terminó así una nueva recorrida por los Estados Unidos.

Los conciertos de esta gira se transformaron casi en un hecho insólito, dado que su promotor Bill Graham declaró que el pedido de tickets por correo superó los 12 millones cuando había disponibles 658.000 asientos para los 40 shows de toda la gira.

Tres meses después de concluida salió a la venta un disco doble titulado "Before de flood" que llegó rápidamente al puesto número tres.

La gira revitalizó a Dylan y le devolvió su capacidad creativa. Separado de Sara, plasmó esta situación de confusión, dolor y tristeza en una nueva producción discográfica. Se tituló "Blood on the tracks" que es una placa de profunda examinación del amor. Si bien no es un disco estrictamente autobiográfico, tiene mucha de la turbulencia emocional que el músico vivía por aquel entonces. Este fue su segundo álbum en llegar al puesto número uno y Dylan recuperó aquel espíritu de los '60 en lo que respecta a la autoridad e integridad que el músico tuvo como símbolo de una época.

Un año más tarde, en 1975, la truncada versión de "The Basement tapes" finalmente vio la luz, y una nueva gira puso en movimiento al maestro una vez más.

En medio de esta gira editó "Desire", que se convirtió en su tercer placa número uno e incluye el tema "Hurricane" en homenaje al boxeador Rubin "Hurricane" Carter. Así como "Blood on the tracks" fue un disco intimista y profundo, "Desire" significó el regreso del auténtico Dylan, aquel evocativo con algo de salvaje, folk y rock and roll.

En 1976 se dictó la sentencia de divorció de Sara y la placa posterior a este hecho que modificó su vida fue "Street legal", el cual no tuvo el mismo futuro y repercusión de otras de las producciones del músico. Si bien la misma tiene una gran calidad lírica, tiene características similares a "Self portrait" y la gira que siguió a la edición de la misma fue una pálida sombra de la realizada con la edición de "Before de flood" junto a los Rolling Thunder.

Dylan con sus 37 años había llegado al final de una etapa. Una nueva búsqueda, un nuevo camino, un nuevo rumbo sería la elección. Sorprendiendo a todos se convierte al cristianismo y la primera producción de lo que él da en llamar su re-nacimiento fue "Slow train coming". Para sorpresa de los críticos, el disco fue un éxito comercial, llegando al puesto número tres de los charts con el tema "Gotta serve somebody". El disco le valió su primer premio Grammy en el rubro Mejor Cantante Masculino de Rock.

La gira que siguió a este disco fue simplemente brillante, potente y provocó que todos aquellos fans que habían abandonado la ruta de Dylan, volvieran a seguirlo.

Su siguiente producción "Saved", como en el caso anterior llegó a los primeros puestos del Top 20 estadounidense.

A esta placa le siguió "Shot of love", donde el músico ofrece signos de esperanza como en el tema "Every grain of sand" donde queda plasmada la filosofía Dylan en una balada más que sensible y dulce incluso que las presentes en sus discos anteriores.

En 1983 editó "Infidels" que continuó con la senda positiva, Esta placa contó con la coproducción de Mark Knopfler, líder de Dire Straits, quien acentuó el trabajo de Dylan con su guitarra, logrando el mejor sonido que los discos del músico habían tenido hasta el momento. Esta placa contiene temas como "Jokerman" y "Don't fall apart on me tonight" donde Dylan recaptura su complejidad y sensibilidad como compositor y letrista, como lo había demostrado en "Blood on the tracks".

A este disco le siguió "Empire burlesque", producido por el propio Dylan, con un resultado superior al de "Infidels".
Para Dylan hacer giras junto con Band a mediados de los '70 era parte de la vida cotidiana. Es así que rememorando aquellas épocas, comienzan una gira a mediados de los '80, pero una gira de "tiempo completo", a la cual la llamó "Never Ending Tour", y contó con la presencia de estrellas como Tom Petty y los Heart Breakers, los Greateful Dead -a comienzos de 1988-, con un pequeño combinado de músicos de rock liderados por el guitarrista y director del musical "Saturday night live", G.E. Smith.

El original trabajo hecho por Dylan durante la última década mostró el genio indiscutido del músico, pero sólo el productor de "Oh Mercy", Daniel Lanois, trabajó para que esa sustancia no se pierda. Su "salvajismo" siguió estando presente en los 12 minutos de duración del tema de Dylan-Shepard titulado "Brownsville girl", mostrando una de las mejores composiciones de los últimos tiempos que integró un set de tres discos con la recopilación del material de la gira con la participación de todos los músicos invitados.

En 1990 editó "Under the red sky" al cual le siguieron dos trabajos dedicados a covers de folk y blues tradicional. Estos fueron en 1992 "Good as I Been to you" y en 1993 "World gone wrong". Si bien significaron un gran esfuerzo no le hicieron ganar nuevos adeptos a su música y estilo.

A comienzos de 1997 un nuevo re-nacimiento se presenta en la vida artística de Dylan. Daniel Lanois produjo el material que Dylan tenía acumulado en su casa de Minnesota. La suma de todo ese material fue editada en un álbum que se tituló "Time out of mind", el cual se editó en septiembre de ese mismo año e incluye el tema "Highlands" de 17 minutos de duración. Este fue el primer Disco de Oro de Dylan de la década. Pero la dicha también tuvo su duro costado. En el mes de mayo cuando se encontraba realizando una gira por Europa fue hospitalizado con histoplasmosis, una infección que puede ser fatal y que afecta al corazón. Afortunadamente el cantante y compositor tuvo una rápida recuperación y volvió al camino en el mes de agosto. Durante el mes de septiembre, cuando la gira tocó puntos de Italia, entre ellos Roma, Dylan aprovechó la oportunidad para hacerle una visita al Papa Juan Pablo II la cual tuvo una enorme repercusión en todos los medios del mundo.

 

De regreso a su país fue galardona en el Kennedy Center como uno de los cinco grandes artistas de la música popular estadounidense llamada country.

   

Dylan, su rebeldía, su salvajismo y su dulzura son sinónimos de un era de cambios, modificaciones y búsquedas de muchos de los que en los años '60 eran los jóvenes hippies, aunque con el paso del tiempo las nuevas generaciones comprendieron su sentir y su estética, por lo cual sin duda ingresa en la galería de los clásicos.